Patrimonio Cultural y Urbano


EL ILUSTRE CONCEJO MUNICIPAL DE AZOGUES.

C O N S I D E R A N D O :

Que, el Ministerio de Educación y Cultura mediante acuerdo Nro. 2829 del 31 de octubre de 2000, en su artículo primero, declara como “Bien perteneciente al Patrimonio Cultural y Urbano del Ecuador, a la histórica y cosmogónica de la ciudad de Azogues y a la estructura de su conjunto urbano, delimitado por el Área Histórica y su Área de Protección, conforme a lo indicado en el plano que se incluye en el documento habilitante”.

Que, en el mismo Acuerdo, el Artículo Tercero, a fin de incorporar bajo el Régimen de la Ley de Patrimonio Cultural al área histórica y su área de Protección, establece la obligatoriedad de la Municipalidad de emitir una Ordenanza que será aprobada y expedida bajo el asesoramiento y aprobación del Instituto Nacional de Patrimonio Cultural.

Que, mediante Resolución No. 039 del 6 de enero del 2003 expedida por el Instituto de Patrimonio Cultural se delega a la I. Municipalidad de Azogues la investigación, conservación, preservación, restauración, exhibición, promoción e inventario del patrimonio cultural tangible e intangible y otras atribuciones.

Que, es necesaria la identificación plena de todos los componentes del Patrimonio Cultural Urbano de la ciudad; el manejo técnico y legal especializado de aquellos; y la inclusión permanente de nuevos elementos que engrandezcan el valor cultural urbano de la ciudad.

Que, de conformidad con la Resolución Nro. 039 de 6 de enero de 2003, se delega a la I. Municipalidad de Azogues varias atribuciones. El Instituto Nacional de Patrimonio Cultural delega a la Comisión de Patrimonio Cultural Edificado del I. Concejo de Azogues, el control y administración de las áreas protegidas, a través de la Ordenanza para el Control y Administración del Patrimonio Cultural Edificado, aprobada el 31 de marzo de 1992, y es necesario reformar y actualizar las disposiciones constantes en esa ordenanza, a objeto de cumplir con el Acuerdo Ministerial.

Que, en función de la declaratoria antes mencionada, es preciso ampliar el ámbito de actuación establecido por las actuales normas legales y técnicas de manejo del patrimonio, hacia los aspectos: Urbano, Ambiental y de Desarrollo Social.

Que, la I. Municipalidad debe asumir la responsabilidad y cumplimiento de lo establecido en el literal d) del Art. 9 de la Ley de Descentralización y mediante el cumplimiento de la delegación de conformidad a lo dispuesto en el Art. 42 de la Ley de Patrimonio Cultural y el 14 del Reglamento General de la Ley de Patrimonio Cultural.  

 

Ver completo el Decreto Patrimonio Cultural y Urbano .....





 
DISCURSO DE ORDEN “X ANIVERSARIO DE DECLARATORIA DE AZOGUES COMO PATRIMONIO CULTURAL Y URBANO DEL ECUADOR”
 

A la ciudad de ensoñación y leyenda, besada por el Burgay y el Tabacay, peinada con flores de peleu, arrullada por el magestuoso Abuga, custodiada por el mítico Cojitambo y bendecida por la Vírgen de la Nube, NUESTRA PRIMERA PALABRA.

 

Honroso encargo de la Señora Ministra de Cultura y providencial designio del destino, permiten que en esta fecha memorable sea un Subsecretario de Cultura, nacido bajo este mismo cielo y pintado con piel del mismo color de esta indómita tierra, el que hoy salude con emoción inocultable  A LA AZOGUES QUERIDA, a sus autoridades y ciudadanos  que juntos como un puño, como un crisol de voluntades y anhelos, nos convocamos para ofrendar un justo homenaje a la encantadora capital cañari, la ciudad emblemática, la ciudad que siempre nos sorprende con su intensa mezcla de culturas, ciudad acogedora y tranquila de sonrisas y anhelos.




 

Recordar la merecida y honrosa designación conferida a esta ciudad hace diez años como fruto de una intensa gestión de la administración municipal del Dr. Segundo Serrano, es reflexionar que como escribió el filósofo José Ortega y Gasset: “...La ciudad es el libro de la humanidad. Cuando ella se hunde en los escombros, al libro con ella lo queman y lo exterminan...” y asumir como lo hizo desde el primer día  la nueva administración municipal, liderada por el Arq. Eugenio Morocho Quinteros, que este hermoso libro de tradición e historia viva, llamado ciudad, libro de realismo mágico escrito hace cientos de años, debe ser cuidado y respetado con el mismo amor y veneración que se entrega a una madre, pues hay quienes no comprendieron el valor trascendental de ésta declaratoria y autorizaron derrocamientos de inmuebles y otros flagelos de lesa cultura, que en su momento lesionaron gravemente la identidad de este noble pueblo.

 

Repensar 10 años después nuestro patrimonio, es traer a memoria que hace pocos lustros, el interés general en el ámbito del patrimonio, recaía de manera fundamental, sobre los edificios emblemáticos y centros históricos que por su propia condición de antigüedad, con su carga simbólica, le  confieren un rasgo distintivo a cada ciudad y son hitos a los que se asocia el devenir de una colectividad.

 




Hoy en día hay una zona tangible que con sus expresiones físicas, es la evidencia más clara y el rostro más palpable de la identidad,  pero también se presenta ante nosotros ese otro espacio mas sutil, el humano, el intangible, conformado por las tradiciones, costumbres, modos de hacer, de entender el mundo y actuar sobre él; patrimonio inmaterial o intangible que habita el universo de las personas, el universo de sus memorias individuales y colectivas y es tan inseparable de lo monumental, como el  alma lo es del cuerpo.

 

El patrimonio intangible, resulta una categoría indisolublemente ligada a las expresiones palpables del mundo urbano, que constituye uno de los caracteres de orgullo y personalidad de este colectivo social llamado Azogues, rico en paisaje urbano y exquisito en espíritu humano, que se van entremezclando en un complejo tejido identitario, en un ser social y en una conciencia social.

 

Desde el Ministerio de Cultura, consecuentes con la filosofía del Buen Vivir, consagrada en la Carta Magna; cuando hablamos de desarrollo, pensamos siempre en el desarrollo humano integral, centrado a partir del crecimiento cultural, donde es la identidad lo que nos distingue y nos da valía. Ese concepto de desarrollo está indisolublemente ligado a la cultura de un pueblo: Son las tradiciones, las cosas propias las que nos hacen únicos y diferentes; por tanto, enseña la Constitución que no solo debemos luchar por el pan que nos da vida, sino también por la identidad que nos da espíritu.

 




Reto histórico impostergable es asimilar que el futuro de Azogues puede y debe ser pensado desde la riqueza de su pasado de tradición y leyenda, sumando nuestras manos y mentes para fomentar la cultura, que como  enseñó el pensador ecuatoriano Manuel Agustín Aguirre: “...es una actividad de las masas, no el monopolio de una élite o el adorno de unos pocos… porque en el seno de las masas se halla el verdadero genio...”.

 

Al finalizar,  subrayo mi sincera felicitación por la brillante iniciativa del Señor Alcalde, de instituir esta magna conmemoración que está llamada a impregnarse con letras de oro en el corazón de Azogues y que motiva a todo su pueblo a soñar y anhelar nuevos y mejores senderos para el progreso comarcano, que es y será siempre un desafío inacabado una nueva y mayor UTOPÍA, pues como escribe Eduardo Galeano:  “... Ella está en el horizonte (...) Me acerco dos pasos, ella se aleja dos pasos. Camino diez pasos y el horizonte se corre diez pasos más. Por mucho que yo camine, nunca la alcanzaré. ¿Para que sirve entonces la utopía?. Para eso sirve: Para caminar, para avanzar, para luchar y sobre todo para pensar y crear...”.